Alécio de Andrade: El Louvre desde la nuca

adandrade002_aa2

Alécio de Andrade, Baron Jean Baptiste Regnault, Las Tres Gracias, 1970, Exposición El Louvre y sus visitantes

  En estos tiempos en los que, el museo como edificio difusor de la cultura (siempre que no hablemos de los “grandes”) no goza de una afluencia considerable, es bueno recordar el estrellato y protagonismo que le supuso la nueva museología en las últimas décadas del siglo XX.

  Puede que el Louvre parisino no necesite ningún impulso mediático que reactive su venta de tickets, pues sigue siendo una de las instituciones artísticas contenedoras más conocida y frecuentada del planeta. Pero el proyecto propuesto por Alécio de Andrade titulado El Louvre y sus visitantes, funciona como una rememoración de esta edad dorada del interés poblacional por las artes y su instrucción en la materia como parte del desarrollo personal interno: la cultivación del alma a través del conocimiento. Sin embargo, el sentido y voluntad del autor es bien distinta.

  Poeta y músico nacido en Río de Janeiro (Brasil, 1938), apartó estas labores para dedicarse plenamente a la fotografía allá por los años 60. Decide residir en París, donde conseguirá becas estatales que le permiten evolucionar como artista, involucrándose con la plasmación de la infancia a través del objetivo de la cámara.

  Pero esta actividad ligada a la ingenuidad del infante, era compartida paralelamente con su ambicioso plan volcado en la sociedad y sus vivencias museísticas.

  Se pasó casi cuarenta años acudiendo al hogar estable de la Mona Lisa, recorriendo cada una de sus salas, captando las desemejantes actitudes, poses y reacciones del público, quienes dan vida a estas instalaciones culturales −antes palaciegas− de la capital francesa. Nos hemos topado con su auténtico cometido.

  Durante ese extenso período, acumuló más de 12,000 microfilms, seleccionando finalmente una cantidad que oscila entre las cien fotografías, para ser expuestas en su conjunto como una experiencia del creador. No se tiene en cuenta el orden cronológico en el recorrido de la muestra, pues la intención de Alécio no es hacer un estudio de las modificaciones acaecidas en el museo con el transcurso de los años, sino del comportamiento de los que se congregan en éste.

  Y así se dispone el montaje en TEA (Tenerife Espacio de las Artes), con motivo de la XII Bienal Internacional de Fotografía;  FOTONOVIEMBRE 2013. El Louvre y sus visitantes, ya había circulado por otros centros españoles como Casamérica de Madrid −junio a septiembre del 2011−, donde recibió la misma excelente acogida.

  El discurso de Andrade es sencillo y directo, lo que asegura su éxito. Además, con una estética que nos resulta muy familiar, pues los retratados son personas como tú y como yo, incluso identificamos determinadas vestimentas como parte de nuestro propio look en épocas de adolescencia o juventud. Es lo que atrae nuestra atención, derivándose ésta en un entretenimiento augurado, quedando el Louvre en un plano secundario, pese a ser el reclamo principal.

  Son grandes y medianos formatos, todos en blanco y negro, acompañados de unas cartelas que indican −o no, pues no es relevante− el año de realización, a las que se le incluyen los títulos y autores de las obras pictóricas y esculturas que aparecen como fondo de dicha imagen, siendo una de las más repetidas la Madame Récamier (1800) de Jacques-Louis David.

  Estas conocidísimas piezas, pertenecientes a colosales hitos de la Historia del Arte como Il Veronese, Greuze o Ingres, se ven asediadas por ejércitos humanos de los más variopintos aspectos, conforme al momento en que fueron tomadas las instantáneas. Con esto, se representan las diferentes modas de cada temporada; desde el traje tweed a lo Jacqueline Kennedy de los 60, pasando por el estampado floral arquetípico en los 70, para explosionar los cabellos en enormes tupés, hombreras y ropas deportivas inherentes a los 80, hasta llegar a una presencia y fachada más cercana y contemporánea.

  Sus actitudes ante el arte también son desiguales, pues se cubren las curiosidades del niño, el asombro de los amantes de las manifestaciones artísticas, la concentración del que acude con su caballete para copiar a los grandes maestros del pasado, al mismo tiempo que se percibe el tedioso esfuerzo que hacen muchos por terminar de recorrer las instalaciones, además del movimiento detenido en los grandes salones comunicantes −Hall Napoleón−.

  Es como si observáramos una escena teatral en cada fotografía, en las cuales, los protagonistas nos dan la espalda para dedicarse a lo que verdaderamente han venido a hacer: recargar sus retinas con miles de interesantes y cultivadores objetos que penden de las paredes del Louvre. Se congelan ante nuestra mirada, permitiéndonos analizar sus conductas y ademanes. Pese a que, en algunas de ellas, no podemos ver el rostro de estos actores circunstanciales y aleatorios, intuimos sus pensamientos debido a la expresión corporal.

  Es el caso de las religiosas que contemplan Las Tres Gracias (1797-1798) de Jean-Baptiste Regnault. Prácticamente imitan la composición del cuadro: un trío de mujeres que comparten un diálogo, pero sin emitir palabra. Un efecto psicológico acentuado con la impertérrita mirada de las monjas ante la plena desnudez de las voluptuosas mujeres de Regnault, también unidas en un grupo cerrado, como si las que portan el hábito quisieran reducir el leve sentimiento pudoroso que recorre sus extremidades en esos instantes; al igual que los animales en libertad, cuando se unen en manada para protegerse de un posible ataque mortal.

  Una sala entera de muros rojos está dedicada íntegramente a la vida de Alécio, con objetos personales alusivos a su carrera profesional, véase aparatos fotográficos, poesías o epístolas, como en la que se le comunica su ingreso en la Agencia Magnum en 1970.

  FOTONOVIEMBRE 2013 ofrece exhibiciones en múltiples espacios de la isla de Tenerife. El ya citado TEA, no solo recoge las tomas del Louvre por de Andrade, sino que también es organizador de Asimetrías; una revisión del coleccionismo de la emulsión fotográfica y su feroz eclosión en los años 50; o Miradas Cruzadas, una exposición constituida a partir de los fondos cedidos temporalmente por Ordóñez-Falcón a este Instituto de Arte Contemporáneo, y fundamentada en el retrato, tanto de cuerpo entero, como los atractivos medios y primeros planos de reconocidos artífices: Helmut Newton, Alberto García Alix, Lisette Model, Thomas Ruff o Andy Warhol, entre otros muchos.

  También tuve la oportunidad de descubrir a Cristina Fontsaré en el Centro de Arte La Recova −Sala anexa Plaza Isla de la Madera, s/n−, con Protect me y sus espacios vacíos de reflectantes construcciones fabricadas por el ser humano.

  De gran importancia es la Colección Los Bragales, de la cual, se han extraído algo más de una veintena de fotografías para ser presentadas en la Sala de Arte Cabrera Pinto de la ciudad vecina de La Laguna −hasta el 12 de enero−, y que podréis ver próximamente en Las Palmas de Gran Canaria (La Regenta).

  Algunas fueron clausuradas hace unos días, siendo las de mayor peso, como la comentada ampliamente en este post, extendidas hasta los meses de enero, febrero y marzo del 2014 entrante.

  Tenerife no es sólo lugar de playas de arena negra y palmeras estáticas bajo un caluroso disco solar. Visita TUS museos.

David Rafael NoSanzio

Web FotoNoviembre:  http://www.fotonoviembre.com/

Galería de fotografías; Alécio de Andrade, El Louvre y sus visitantes

1990_5274

09

b4e1e2cc3785e52d4fbbc0a405bb1225f3c684

alecio-de-andrade3_o-louvre1

b1d7b5c09975f94caf32fbbd4721cde047c44b

da31127866f2f78618942c9193f75225

dsc_5214

tumblr_m5ddftu8VC1qzq84io1_1280

dsc_5276

Mme Recamier david 1800

Jacques-Louis David, Madame Récamier, 1800, Museo del Louvre

CRISTINA-FONTSARE

Cristina Fontsaré, extraída de Protect me, Centro de Arte La Recova

mymotherandhersister4b4ea

Malekeh Nayini, My mother and her sister, Serie Updating a family album, Colección Ordóñez-Falcón, Exposición Miradas Cruzadas, TEA

carlos-perez-siquier-roquetas-de-mar-1975

Carlos Pérez-Siquier, Cabo de Gata, 1973, Colección Ordóñez-Falcón, Exposición Miradas Cruzadas, TEA

Leopoldo-Cebrián.-ASIMETRIAS.-Visiones-en-la-coleccion-del-CF-620x989

Leopoldo Cebrián, s/t, Serie La Moda, 1963, Colección del Centro de Fotografía Isla de Tenerife, Exposición Asimetrías, TEA

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 7 diciembre, 2013 a las 20:56. Se guardó como Arte Contemporáneo, Arte en Canarias, Crítica Artística, Crítica de Arte, Experiencias, Exposiciones, Historia del Arte y etiquetado como , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: