De lo moderno a lo genuinamente americano: El arribo de la vanguardia europea a los Estados Unidos

weber_chinese-restaurant_web_480 Max Weber (1881–1961), Chinese Restaurant, 1915. Oil on canvas, 40 × 48 in. (101.6 × 121.9 cm). Whitney Museum of American Art, New York;

Max Weber, Chinese Restaurant, 1915, óleo sobre lienzo, 101 x 121 cm, Museo Whitney, Nueva York

  Todos conocemos cuál fue el origen de las exposiciones de arte moderno en Europa, tanto el Salon des Refusés, creado por Napoleón III en la segunda mitad del XIX, dando cabida a todos aquellos artistas que habían sido excluídos de las cábalas oficiales (Édouart Manet, Le Déjeuner sur l’Herbe, 1863), así como la posterior Société des Artistes Indépendants, quienes reaccionaron en contra de los cánones academicistas imperantes a finales de la centuria, pues no necesitaban que ningún “experto” les diera el beneplácito en cuanto a calidad, técnica o estética de sus rompedoras creaciones. Estos rupturistas eran conscientes de que sus propuestas cambiarian la Historia del Arte occidental para siempre, pero… ¿en qué andaban metidos los norteamericanos por ese entonces?

  El océano Atlántico funciona como una barrera natural considerable, teniendo en cuenta el nivel de desarrollo de los medios de transporte y comunicación en esos tiempos, por lo que estas nuevas tendencias artísticas europeas llegarán a tierras estadounidenses con un ligero retraso, pues pasarán algunos años hasta que América comience a interesarse por lo que estaba ocurriendo en el viejo continente.

  Esto será gracias a los artistas que ya habían visitado países como Francia y Alemania −a la cabeza de las primeras vanguardias−, bien como destino para sus estudios, o posteriormente, como búsqueda de modelos a seguir.

  El nacido en Nueva Jersey, Alfred Stieglitz (1864-1946), viajará a Berlín para formarse como fotógrafo, convirtiéndose, en su retorno a Nueva York en 1893, en el defensor a ultranza de la opción de considerar la captación de imágenes mediante la cámara como una más de las artes, ya que aún permanecía devaluada por la presencia de sus “hermanas mayores” (pintura y escultura), asentadas éstas últimas, como tal, desde hace siglos.

  Stieglitz comienza su trabajo como pictorialista; esa fotografía de carácter romántico, en la que se utilizaban filtros y objetivos desenfocados para conseguir un resultado que se alejara de la realidad. Es un ferviente admirador de la naturaleza, despojada de su sentido religioso, además de un seguidor de la filosofía vitalista y energética de su coetáneo Henri Bergson (1859-1941).

  Pero Stieglitz, no sólo será recordado por su lucha en beneficio de las técnicas fotográficas, o por su matrimonio con Georgia O’keeffe. Su mayor logro será el conocimiento, por parte del pueblo americano, de los maestros modernos que tanto furor causaban al otro lado del Atlántico, y todo gracias a la apertura de su sala de exposiciones instalada en el número 291 de la Quinta Avenida neoyorkina.

  Entre 1905 y 1907, únicamente se mostraba fotografía, siendo el año siguiente el comienzo de una escalada transgresora que dejará boquiabiertos −tanto positiva, como negativamente− a los que morbosamente acudían a la exposición, todavía, unos ignorantes en la materia. Las primeras obras en llegar fueron unos dibujos de Rodin, al que le siguió Matisse, y posteriormente un tropel de talento provocador representado por Cézanne, Picasso o Lautrec.

  A partir de 1910 se les unirán los modernos americanos: John Marin, Marsden Hartley o Arthur Dove. Todos ellos influenciados por los movimientos de vanguardia extranjeros, como el influjo recibido del cubismo, futurismo y fauvismo en Max Weber, quien organizó, en este mismo año, una exposición en la citada galería sobre Henri Rousseau, “El Aduanero”.

  Pero la 291 no se encontrará en solitario con este intento de descubrir la modernidad a los hijos del Tío Sam, pues casi en paralelo, surge una idea de las mismas características: el Armory Show.

  En 1911 se originará la Association of American Painters and Sculptors, entre cuyos miembros fundadores, aún existía cierto atisbo conservador y sin apenas información de lo que ocurría en Europa. Pero un giro de 180º estaba por acontecerse, ya que la Asociación llegará a dirigirse por dos personajes vitales para el desarrollo del arte contemporáneo en los Estados Unidos: Walt Kuhn (1880-1949) y Arthur B. Davies (1862-1928).

  Viajarán a Alemania en la búsqueda de un modelo que les guiara en cuanto a proyecto expositivo para el Armory, encontrándolo en Colonia y la Sonderbund de 1912. Ya de regreso a Nueva York,  inaugurarán el Armory Show en la Lexington Avenue, entre la Veinticuatro y la Veinticinco, con una miscelánea de artistas y estilos bastante dispares, desde los románticos como Delacroix, pasando por los Nabis y los neoimpresionistas −Signac y Seurat−. También Van Gogh, y como no, Gauguin, Cézanne, Picasso, Braque, Léger, y un sinfín de autores destacables.

  Sin embargo, habrá dos artistas cuya repercusión en tierras americanas será innegable; las máquinas pintadas de Picabia, y las sexuales formas de Marcel Duchamp, siendo su Desnudo bajando una escalera (1912), la pieza que más altercados de opinión y crítica levantó. El público no llegaba a entender cómo un desnudo podía aparecer en movimiento y, mucho menos, en un descenso a través de un elemento arquitectónico comunicante, ya que la manera de representar una figura tal y como vino al mundo, debía permanecer arquetípicamente recostada, o en su defecto, tumbada.

  A ellos dos les debemos el nacimiento del dadaísmo americano, cuyo tótem se refleja en Morton Schamberg y su obra titulada Dios (1918); un fragmento de cañería sobre un soporte de madera que sigue los esquemas del Ready-made de Duchamp.

  Toda esta amalgama de renovación visual, fue asimilada en América (por los cortos de mira) como una putrefacción anarquista que amerizaba en sus virginales tierras para ser destruidas e intoxicadas. Lo que provenía del exterior, era considerado peligroso, pues se ponía en juego la desestructuración de esa sociedad civilizada que llevaba fraguándose desde varios siglos atrás. El mismo juicio recibió el jazz; un producto musical de la raza negra, considerada primitiva, aunque en realidad se tratara de una de las expresiones artísticas genuinamente americanas que mayor reverberación tendrá en el mundo.

  Sin embargo, fueron muchos los artistas que supieron aprovechar esta ida y venida de originales sensaciones cromáticas, cargadas de una fuerza tan aplastante, que sería capaz de derruir los basamentos de la Academia y cualquier institución elitista. Sus obras, son el reflejo de lo acontecido en la otra orilla, combinando tendencias y modos de representación, emulando la ola provocada por la Escuela de París y otros movimientos de vanguardia europeos como el futurismo. ¿No estaban los americanos capacitados para crear un estilo propio?

  El triunfo de la industria y la renovación agraria, así como la apabullante iluminación y la imponente silueta de los rascacielos, serán el punto de partida para el origen del Precisionismo. También llamado realismo cubista −pues sigue bebiendo de la vieja Europa−, se estipulará como el producto americano propuesto por Charles Sheeler en la década de los 20, funcionando como un antecedente del regionalismo estadounidense surgido con la Gran Depresión.

  Profundizaremos en estas maravillosas creaciones del ser humano en el siguiente post.

David RafaelNoSanzio

Manet (Almuerzo Campestre)

Édouart Manet, Le Déjeuner sur l’Herbe, 1863

stieglitz-flatiron

Alfred Stieglitz, El Flat Iron, 1903. Fotograbado, 16,8 x 8,2 cm. International Center of Photography, Nueva York.

St. Paul's, Manhattan, 1914 Watercolor and charcoal on paper

John Marin, St. Paul´s, Manhattan, 1914, acuarela y carboncillo sobre papel

1913-The-Warriors mardsen

Marsden Hartley, The Warriors, 1913

005_arthur_dove_Arthur Dove, Nature Symbolized, No. 2, 1911, pastel on paper, 45.8 x 55 cm

Arthur Dove, Nature Symbolized, nº2, pastel sobre papel, 45,8 x 55 cm.

h2_49.70.14Here, This Is Stieglitz Here, 1915 Pen, brush and ink, and cut and pasted printed papers on paperboard; 29 78 x 20 in. (75.9 x 50.8 cm)

Francis Picabia, Here, This is Stieglitz, 1915, lápiz, pincel y tinta, recortado y pegado sobre cartón, 75 x 50 cm.

desnudo-bajando-una-escalera-duchamp

Marcel Duchamp, Desnudo bajando una escalera, 1912, óleo sobre lienzo, 147,3 x 88,9 cm, Philadelphia Museum of Art; Colección Louise y Walter Arensberg

picture41335747270716

Morton Schamberg, Dios, c.1918. Caja de ingletes y sifón de hierro colado, Philadelphia Museum of Art; Colección Louise y Walter Arensberg

Water, 1945 o sob leiz, 61 x 74, arthur Hoppock Hearn fund.

Charles Sheeler, Water, 1945, óleo sobre lienzo, 61 x 74 cm, Arthur Hoppock Hearn Foundation

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 16 enero, 2014 a las 21:55. Se guardó como Arte Contemporáneo, Arte en Estados Unidos, Historia del Arte y etiquetado como , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

5 pensamientos en “De lo moderno a lo genuinamente americano: El arribo de la vanguardia europea a los Estados Unidos

  1. Coincido totalmente contigo en la importancia que Stieglitz, Duchamp y Picabia tuvieron en la difusión de la vanguardia europea en los Estados Unidos, perdurando su influencia hasta nuestros días. El proyecto de “formula autóctona” o “estilo propio americano” daría sus frutos después del 45, con el llamado “expresionismo abstracto” y obras como las de Pollock, Rothko o De Kooning´, y ya en los 60 el neodadá y el pop asentarían definitivamente las bases del arte contemporáneo norteamericano. Un saludo!

  2. El arte en los EE. UU. sigue siendo el gran desconocido. Qué bien que ya tengas más tiempo para las reseñas! -también leí la que sigue sobre el Precisionismo. Lo agradecemos. Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: