Buscando la vereda: René Magritte antes del surrealismo

 154

René Magritte, cartel publicitario para la marca de cigarrillos Belga, 1935

  Conocido internacionalmente como una de las efigies cumbres del surrealismo junto a Breton o Max Ernst, René Magritte (1898-1967) pasará su juventud en busca del verdadero recurso, mediante el cual, poder interpretar su visión de las artes, pues no comenzó pintando esas misteriosas y solitarias figuras humanas con la faz sustituida por el fruto de los árboles, o cualquier objeto cotidiano; su cliché más inmediato, sino que irá absorbiendo y poniendo en práctica cada una de las tendencias vanguardistas llegadas desde otros países europeos hasta su Bélgica natal, fascinado por cada una de ellas, volcando su tiempo y su talento en obras representantes de ese torbellino de propuestas artísticas acaecidas con el transcurso y el final de la Primera Gran Guerra.

  A Magritte le tocó vivir una época de reivindicación, un giro de tuerca necesario para que el ser humano pudiera continuar con su existencia, mientras era golpeado por el trauma de la belicosidad. Y el arte será el fiel reflejo de esta situación: incertidumbre y caos, nostalgia y tristeza, pero también, un deseo intrínseco de querer evolucionar, de avanzar sin miramientos hacia el futuro, una reconstrucción de la sociedad. Futurismo, cubismo, constructivismo, surrealismo, dadaísmo y todos sus primos-hermanos de apellido -ismo, conformaron una nube de polvo brillante que, en vez de cegar, abría las mentes y las miradas de aquel que se le pusiera por delante. Que fueran valorados positiva o negativamente, ya es otra historia.

  Este continuo “olisqueo” del ambiente por parte de Magritte, hasta por fin reconocer su auténtica senda, estará marcado por el contacto con otros artistas, quienes lo introducirán en la modernidad, pues sus obras más tempranas se anclan en un impresionismo monetiano de escenas naturalistas, datadas en la primera quincena del siglo XX.

  Uno de sus primeros influjos será el cine, disciplina que le acompañará el resto de su vida, tanto en la apariencia de sus obras, como por la actividad fílmica en sí, dejando para la posteridad una gran variedad de documentos rodados con su cámara personal, en los que aparece su círculo más cercano; sus amigos y su esposa, Georgette Berger, a la que conoce en Charleroi antes de su marcha a Bruselas, convirtiéndose en señora de Magritte en 1922. Como Gala fue para Dalí, Georgette pasará a ser la musa magrittiana por excelencia, protagonista incluso de alguna de sus películas –Alice in Wonderland and Red Hat, 1954-.

  Hablábamos del efecto que el cine proyectó también en su obra plástica, concretamente la imagen de Fantômas: protagonista enmascarado y, de aspecto impecable, de la serie de 5 películas mudas dirigidas por Louis Feuillade hacia 1913-1914, producto de la adaptación de las novelas policíacas de Marcel Allain (1885-1970) y Pierre Souvestre (1874-1914). Podría tratarse de una pista en cuanto al recurso de ocultación del rostro y la “correcta” vestimenta en los personajes centrales de su pintura posterior.

  Pero volvamos hacia atrás. Marchará a Bruselas en 1914 para ingresar en la Real Academia de Bellas Artes; su punto de encuentro con la vanguardia. Aquí conocerá a personajes como Victor Servranckx (1897-1965), imbuido en la abstracción y el diseño, o a Pierre-Louis Flouquet (1900-1967), dedicado a una miscelánea entre cubismo y futurismo (aunque más tarde se pasará a un expresionismo de temática religiosa cristiana), y promotor en 1922 del Grupo 7 Arts junto al músico Georges Monnier, el pintor Karel Maes, y los hermanos Victor y Pierre Bourgeois: arquitecto y poeta respectivamente, miembros de los estratos intelectuales. Con el rapsoda Bourgeois, Magritte ya había entablado relación en el servicio militar, la misma persona que le mostrará el catálogo futurista del que quedó impregnado.

  7 Arts constituyó el foco de la modernidad en Bélgica, publicando su revista semanal con manifiestos, dibujos y poesía de carácter vanguardista. Raudamente ingresaron más personalidades; los diseños abstractos de Servranckx, con quien Magritte, además de sumergirse en la creación de carteles (influenciado también por las comprometidas teorías constructivistas de Theo van Doesburg publicadas en De Stijl), escribirá L’art pure: défense de l’esthétique, texto que no llegará a ser impreso, pero que nos indica cuáles eran sus propósitos por ese entonces: la “plástica pura” cubo-futurista que igualmente defendió Flouquet, de una sensualidad en las formas que rememoran al gran Fernand Léger (1881-1955). El granito dadá lo aporta E.L.T Mesens (1903-1971), posteriormente miembro fundador del movimiento surrealista en Bélgica, y el responsable de la implantación de un trampolín con el que Magritte viaja hasta el Reino Unido, exponiendo su obra en la London Gallery −Londres−; centro neurálgico y propagador de este mundo de lo onírico en el país británico.

  Magritte va “catando” de aquí y de allá, del impresionismo y la cinefilia al constructivismo, del cubismo al futurismo interpretados en el mismo plano, y de ahí, al dadaísmo hasta que, en 1922 (o 23, pues hay varias opiniones en la teorización sobre la vida de Magritte) descubre la piedra angular que condicionará para siempre su carrera: la pintura metafísica de Giorgio De Chirico. Al igual que le ocurrió al pintor canario Óscar Domínguez, Magritte quedó maravillado con esos desangelados espacios en los que solo participan un reducido número de elementos; el reloj, una escultura, el tren, arquitecturas, o el autómata, bañados estos cuerpos por una característica luminiscencia que hace proyectar sombras alargadas y estilizadas, donde el tiempo queda aletargado, casi detenido.

   Estas pinturas de De Chirico, realizadas entre los años 1914 y 1918, supondrán la determinante catapulta hacia el camino estético por el que eternamente Magritte será recordado, haciéndose con un puesto predilecto entre el grupo surrealista en Bélgica formulado en 1924 por, entre otros, Camille Goemans, Louis Scutenaire y Paul Nougé, poeta y comunista empedernido con quien compartirá su afición por el cine y la fotografía.

  Pese a quedar encasillado como manifestador de ensoñaciones, René Magritte continuó acudiendo a lo largo de su vida a cualquier estilo que se le propusiera , como el anuncio publicitario de la marca de cigarrillos Belga que encabeza este texto; un genio de las artes al completo, no sólo del concepto surreal/dadaísta.

David Rafael NoSanzio

Pierre-Louis Flouquet (1900-1967) the kiss c1923 oleo sobre madera contrachapada 53x48

Pierre-Louis Flouquet, The Kiss, c.1923. Óleo sobre madera contrachapada, 53 x 48 cm

fernand_leger_femme_sur_fond_rouge_1927 ol sob lienz 65x50

Fernand Léger, Femme sur found rouge, 1927. Óleo sobre lienzo, 65 x 50 cm

three-nudes-in-an-interior-1923(1)

René Magritte, Interior con tres desnudos, 1923

victor-servranckx opus 52 The Bridges, 1923, ol sb lienz,120x90

Victor Servranckx, Opus 52, The Bridges, 1923. Óleo sobre lienzo, 120 x 90 cm

ariadne ol y graf sob lienzo 1913,136x180

Giorgio De Chirico, Ariadne, 1913. Óleo y grafito sobre lienzo, 136 x 180 cm

ledimancheorutmarin1935ei0

Óscar Domínguez, Le dimanche, 1935. Colección TEA (Tenerife Espacio de las Artes)

the-birth-of-idol-1926(1)

René Magritte, The birth of idol, 1926. 120 x 80 cm

Fantomas_early_film_poster

Póster de Fantômas; perteneciente a la primera película (1913)

MagrThe-conqueror1926

René Magritte, The conqueror, 1926

 

René Magritte, Alice in Wonderland and Red Hat link:

 http://www.musee-magritte-museum.be/MDBGED/document.aspx?docindex=1

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 20 mayo, 2014 a las 21:08. Se guardó como Arte Contemporáneo, Historia del Arte y etiquetado como , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

4 pensamientos en “Buscando la vereda: René Magritte antes del surrealismo

  1. ¡Qué buena entrada! Y dichoso vos que compartes la fecha de nacimiento con el gran Magritte. De seguro que os pasó algo.

    Un saludo

  2. Genial. Qué decirte… Me ha alegrado el día. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: