2014: IV Centenario de Doménikos Theoto*** Perdón, el año del Pop

  3

Richard Hamilton, Just what is it that makes today’s homes so different, so appealing? (¿Qué es lo que hace que las casas de hoy sean tan diferentes, tan atractivas?), 1956, reproducida por Richard Hamilton en 1992. Cibrachrome. 26 x 25 cm. Colección particular

  Si el pasado año, las emblemáticas Torres KIO optaron por derretir metafóricamente los cóncavos ángulos de su estructura en homenaje al lánguido paso del tiempo surrealista, este verano de 2014 le toca el turno al Pop, concediendo a Madrid el beneplácito de convertirse en ciudad contenedora de la mayor y mejor colección de esta explosión artística de la posmodernidad, con todos los respetos a los Mugrabi (igualmente partícipes en el cometido).

  Dos de las Instituciones cénit del arte en España: la parcialmente privada Thyssen-Bornemisza y el estatal Museo Reina Sofía, practican el tiro de lazo a lo cowboy, con el objetivo de atrapar y mostrar a sus visitantes una de las estéticas más prolíficas surgidas con el ocaso del segundo gran conflicto bélico internacional: el Pop Art.

  Se recurre a la misma estratagema que consiguió que las pasadas exposiciones surrealistas fueran un éxito de afluencia: incluir en sus títulos, por un lado, el nombre de una figura cumbre, y por otro, el amplio término que define y engloba la tendencia en sí misma, relacionándolo con una palabra clave que acentúe su intencionalidad.

  Dalí. Todas las sugestiones poéticas y todas las posibilidades plásticas (del 27 de abril al 2 de septiembre de 2013) se transmuta en Richard Hamilton (del 27 de junio al 13 de octubre de 2014). Dos artistas representativos de sus distintas generaciones que encabezan el cartel a modo de actor principal de la escenografía. Ambas exposiciones son planteadas como un análisis de la personalidad de los autores a través de su legado; sus métodos, sus creencias y la propia época de producción.

  En esta ocasión le toca el turno a Richard Hamilton, uno de los artífices británicos más influyentes del siglo XX, extendiendo su implicación con el arte hasta bien entrada la actual centuria. Es más, esta muestra comisariada por Vicente Todolí y Paul Schimmel, e importada desde la Tate Modern de Londres, es el último montaje, en el cual, el propio Hamilton llegaría a aportar su granito de arena.

  La idea y estructura es idéntica a la ofrecida con anterioridad en torno a Dalí; centenares de obras de un prolífico artista cuyos soportes y disciplinas rompieron los esquemas del arte. Si el catalán simboliza una era influenciada por el psicoanálisis y un retorno a la búsqueda del universo interior a partir del subconsciente, Richard Hamilton es considerado como el primigenio impulsor de la voracidad de un arte para la masa que literalmente arrasó −y lo sigue haciendo− con los designios de la creación y el mercado. Coinciden en su vasto y polifacético abanico productivo, verdaderos monstruos del talento profesional, quienes sabrán aprovechar su incansable imaginación en un auto-beneficio que repercutirá en el engrosamiento del bagaje de la Historia del Arte occidental a unos límites extrapolados.

  Desde la enigmáticas playas, las joyas y los teléfonos zoomorfos dalinianos, al fotomontaje, el grabado y las tostadoras de diseño de Hamilton. Productos cotidianos (a excepción de las pinturas del nacido en Figueras) que aproximan el arte contemporáneo al gran público, con una facilidad tal, que podría simularse a los proyectos virales publicitarios que discurren por internet: un éxito seguro con el que fomentar la cultura y enriquecer las arcas que necesariamente el museo necesita para su manutención.

  La opción del Thyssen-Bornemisza discurre en torno a un eje de mayor holgura; el abarcar un movimiento en todo su espesor para segmentarlo y lograr un mejor rendimiento.

  El surrealismo y el sueño (del 8 de octubre de 2013 al 12 de enero de 2014) asiló bajo un mismo techo a los titanes de la estética plástica y literaria surrealista: Bretón, Ernst, Magritte, Arp, y cómo no, Dalí, con obras basadas en su fuente onírica inspiratoria. Unos meses después, Mitos del Pop (del 10 de junio al 14 de septiembre de 2014), tal y como su nombre indica, se cimenta en los personajes más aclamados y controvertidos de esta meteórica revolución artística: Warhol, Lichtenstein, el Equipo Crónica, obviamente Hamilton, y mi favorito, Robert Rauschenberg. Sus propuestas ejemplifican la crítica al exacerbado consumo que trajo consigo el esplendor de la posguerra, utilizando como herramienta el mismo producto −ya sea el manufacturado o el icono personificado− que los medios se encargaban de expandir e instalar en todos y cada uno de los hogares de esa nueva sociedad del bienestar y la comodidad.

  Para el día 25 de septiembre, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía planea celebrar el seminario ¿Qué hace al Pop tan diferente, tan atractivo? (Arte y cultura popular en un mundo en transformación) −Edificio Nouvel, Auditorio 200−, un rótulo que actúa como guiño al collage más conocido de Hamilton, y que pretende responder a dicha cuestión.

  El triunfo del Pop deviene por la empatía que sentimos hacia lo reconocible; imágenes manipuladas de objetos y personalidades que continuamente fluyen alrededor de nuestro entorno visual, retirados de los estantes de un supermercado, o de algún afamado largometraje, para impactar en el lienzo o cualquier soporte que les aporte un valor artístico. Comercial, sí, pero sin el rasgo negativo que suele conllevar este concepto, como ocurre con la palabra “crítica”. Popular, también, pues… ¿quién no conoce a Marilyn, pese a no haber visto jamás una de sus películas?

  Producido en masa, un arte por y para todos que se expande como un torrente de color, provocación y un “no saber estar” que cautiva al consumidor, encargado éste de esparcirlo gracias al boca a boca: la mejor práctica propagandística conocida hasta el momento.

  Para contemplar por ti mismo este conjunto de obras hijas de la mentalidad positiva, el cine, el cómic y los anuncios de televisión, ambos museos han llegado a un acuerdo para ofrendar una especie de pack indivisible −cual productos lácteos en venta− a través de #MadridEsPop; una entrada más que asequible que te permitirá acceder a las dos exposiciones con un solo ticket, pudiendo ser adquirida tanto en taquilla como por medio de la red. Eso sí, atención a los horarios de visita que propone el Thyssen, mientras que al Reina puedes acudir, digamos, sin cita previa.

  Son este tipo de mega, macro o legendarias exhibiciones (como queráis llamarlas) las que hacen posible que el arte llegue a las áreas más recónditas del planeta, reconociendo a su comité organizador el gran esfuerzo que requiere tal montaje, el préstamo de obras de artistas valorizados, sus seguros y condiciones de conservación. Una ardua y larga tarea para algo tan efímero como lo es una exposición, cuyo rastro quedará en el catálogo impreso, en los archivos virtuales, y en la memoria de todo el que la visite.

  Pobre Theotokópoulos, siendo este tu año, y de ti a penas ya se habla con la irrupción del Pop en este mundo consumista y comercial. Todo cambiará el día en que se comprenda que tú fuiste más moderno en tu época que muchos de los que hoy se adjudican ese título.

David Rafael NoSanzio

Más info:

http://www.museoreinasofia.es/

http://www.museothyssen.org/thyssen/home

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 28 junio, 2014 a las 11:16. Se guardó como Arte Contemporáneo, Arte en Estados Unidos, Exposiciones, Historia del Arte y etiquetado como , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: