PON EN ORDEN TUS PRIORIDADES, MONSEÑOR

  Localización de la escena: interior del hogar de un indeterminado alto cargo del Cabildo Catedralicio de Santiago de Compostela. Galicia. España.

Situación temporal: época actual. Ya ha salido el sol que anuncia la primera mañana del mes de agosto. El personaje, a solas en el habitáculo y prensa en mano, se propone tomar su café con tostadas untadas en mermelada de arándanos, mientras lee las noticias del día. Aparece de espaldas al objetivo, cómodamente sentado en su silla favorita de respaldo barroquizante, apoyando los brazos en la mesa que tiene de frente, la cual, sustenta el desayuno que a penas podemos dilucidar debido a la presencia corpórea del sujeto.

(nota del director: la cámara, situada a unos 5 metros de la nuca del protagonista, se va aproximando muy lentamente hasta sobrevolar su cabeza con ayuda de la grúa para poder captar cenitalmente, y en primer plano, la portada del periódico)

PON EN ORDEN TUS PRIORIDADES, MONSEÑOR. Toma 1. ¡Luces! ¡Silencio, se rueda!… ¡Acción!

Voz en off del personaje:

−Titulares…

(Antes de empezar a leer, se dispone a probar el primer bocado de la rebanada de pan endulzada. Continúa la voz en off)

−Padre misericordioso. Gracias por los alimentos que voy a recibir esta mañana.

(La cámara, fija en el papel reciclado donde se inscriben las noticias, capta la sombra sobre el mismo periódico del movimiento cruzado que proporciona la extremidad diestra del personaje en señal de persignación. Continúa la voz en off)

−Veamos en qué anda metido el mundo…

(Se escucha el sonido del crujir de su mandíbula triturando el pan)

−Nacional. “Una empresa utiliza dinero público destinado a una asociación de niños autistas para abonar las cuantiosas deudas personales de su director”. Pobres, qué culpa tendrán esos chavales…

(El brazo izquierdo del personaje se cruza en el plano para coger la taza de café. Tras un ruidoso sorbo, sigue la voz en off)

−¡Qué delicia! Tengo que pedir al hermano Oswaldo que me envíe por paquetería más café de su pueblo.

(Con el chasquido generado por el pequeño impacto de la taza sobre el plato, el protagonista se dispone a continuar leyendo la primera plana del diario)

−“Amancio Ortega se niega a abandonar el pódium de los hombres más ricos de España. Habla un antiguo empleado: es un imperio construido con la explotación del trabajador”. (Silencio). Parece que esto de los salarios ínfimos se ha convertido en una costumbre. Siempre hay gente dispuesta a aferrarse a un clavo ardiendo… Creo que el café está un poco amargo todavía.

(La cabeza del personaje, vista desde la coronilla, irrumpe en el plano a causa del intento por agarrar el azucarero que hay sobre la mesa. Cuando desaparece la testa, se escucha el tintineo de la cuchara revolviendo el edulcorante en la bebida importada, al tiempo que unos dedos hacen pasar de golpe varias páginas del periódico para abrirse justo en la sección de noticias internacionales)

−“Guerra Civil psicológica en Venezuela”. ¡Ay! Si mi padre levantara la cabeza y contemplara el estado del país que le vio nacer y le dio prosperidad… Creo que ahora me he pasado con el azúcar.

(El pan con mermelada sostenido por la mano del protagonista se cruza en el plano. Mientras trata de engullir el bolo, sigue leyendo la misma página)

−“Las redes sociales se llenan de denuncias por las imágenes explícitas del genocidio palestino que los medios de comunicación difunden”. Estos antiguos odios territoriales y religiosos hacen perder la esperanza en el ser humano, qué lástima… Igual si echo un poco más de café ayuda a rebajar el dulzor.

(Se escucha de fondo el raudo vertido del líquido en la taza. Continúa hablando)

−A lo mejor la cultura me da alguna alegría después de tanta desfachatez.

(El protagonista da la vuelta al periódico para buscar la sección cultural. Procede a leer en voz alta el titular principal)

−“El escultor gallego Ramón Conde expone sus desnudos en balcones clave de la ciudad de Santiago”. ¿Y cómo no me había enterado yo de esto?

(Exaltado, lee al completo la noticia)

−“Hombres fornidos con los miembros sexuales al descubierto como símbolo de las relaciones de poder en la sociedades contemporáneas, se exhiben a partir de hoy en las fachadas de los edificios públicos que dan a la Plaza de Las Platerías y el Obradoiro”.

(Las palmas de las manos del protagonista, literalmente, se estampan en el papel arrugándolo con ira, para luego, con ellas, ayudar a levantar su cuerpo de la silla. Se oyen unos furiosos pasos que se alejan. Cambio de cámara. Aparece un teléfono de anticuario sobre una mesa de ébano. La anterior mano arrugada del personaje vuelve a irrumpir en la escena para descolgarlo. Manteniendo el objetivo en el aparato telefónico, se escucha hablar al protagonista en un tono más que elevado)

−Buenos días, ¿me comunica con el señor? (Silencio) Gracias.

(Transcurren 6 segundos. Procede a entablar la conversación telefónica. La cámara sigue fija en el aparato)

−¿Monseñor? ¿Ya ha paseado esta mañana por los alrededores de nuestra santa Catedral?

(Se produce otro silencio, esta vez, de 15 segundos)

−Lo mismo pienso yo, Monseñor. Es infame e irreverente. ¿Cómo no se nos ha consultado una cosa así? ¡Atenta contra la sensibilidad del peregrino! Tenemos que movilizarnos y pedir la retirada inmediata de eso que ellos llaman arte. ¡Toda una provocación que debe ser reprimida en honor a la Palabra de Dios y la moral!

(Nuevo bloque de segundos en silencio. Obviamente escucha atento las palabras de Monseñor)

−Ahora mismo, señor. Hablaré con el gabinete de prensa para que redacten un comunicado, en el que se manifieste nuestro incondicional malestar y la consecuente petición de desmontaje. Debemos mantenernos firmes ante esta injusticia hasta conseguir el propósito, que no es otro que el de reconducir a la humanidad por el camino correcto.

(Cuelga el teléfono)

  FIN

  “PON EN ORDEN TUS PRIORIDADES, MONSEÑOR” se ha imaginado como el guión de un supuesto cortometraje que se inspira en esta noticia: http://www.20minutos.es/noticia/2208094/0/exposicion/desnudos/santiago-compostela/

  Es lícito manifestarse por lo que uno cree necesario, pero dicha reclamación, se convierte en pataleta de infante malcriado en el momento en que se presta mayor atención a asuntos que en nada tienen que ver con los verdaderos problemas que azotan el planeta, y de los cuales, la Iglesia española, como todavía influyente Institución, también debería de preocuparse.

  Girar la cara en sentido contrario, no lleva a ningún sitio.

  Free Palestine!

David RafaelNoSanzio

(Imagen de cabecera rescatada del portal digital La Opinión A Coruña)

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 3 agosto, 2014 a las 19:44. Se guardó como Arte Contemporáneo, Arte Urbano, Crítica social, Historia del Arte y etiquetado como , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: