“Puppy” se viste con el bikini más moderno y atractivo del verano

  Tirando de antecedentes próximos, creímos que sería la ciudad de Madrid quien, en época estival, fuese la encargada de sacar de la chistera la mejor de sus palomas blancas en forma de exposición legendaria. Lo hicieron el pasado verano dos de sus instituciones museísticas predilectas, el Thyssen y el Reina, impregnando sus galerías con el arte favorito de las masas: el Pop. Sin embargo, la atención del “cultureta” que aprovecha las vacaciones para presenciar este tipo de eventos sin parangón se desplaza hacia el norte en este 2015, pues su céntrico y habitual destino es sustituido por la costa del Cantábrico. Allí se erige uno de los hitos a nivel mundial en cuanto a la relación nuevo museo/recuperación del entorno urbano: el Guggenheim de Bilbao, centro artístico de referencia internacional por más de un motivo.

  Ya convertida en mito gracias al efecto del magnífico edificio de Frank Gehry, la capital de Vizcaya reúne los esfuerzos necesarios para situarse como cita ineludible del turista que gasta sus ahorros en un tipo de satisfacción muy alejado del que ofrece la silla plegable en primera fila de playa, éste es, el que proporciona el arte cuando se transmuta en producto de consumo.

  Con todos los respetos a Zurbarán (en el Thyssen) y a la espléndida muestra de la reciente donación recibida por el Prado, Bilbao exhibe la frescura que el cuerpo y la mente anhelan en estos meses de calor asfixiante.
Jeff Koons (1955) y Jean-Michel Basquiat (1960-88) son dos de las figuras primordiales del arte de nuestro tiempo, y ambos han quedado para tomar un refrigerio entre los parapetos del Guggenheim, aliviándose del agobiante poder que ejerce Lorenzo.
Koons no viene solo, pues trae consigo desde el Whitney neoyorkino a ciertos amigos de toda la vida, entre ellos a la avispada Pantera Rosa y, cómo no, al rey de las espinacas; Popeye. Por su parte, Basquiat viaja acompañado de la posmodernidad estadounidense asimilada y la fuerza del Graffiti.

  El primero con vida y el segundo fallecido no mucho tiempo atrás. El Guggenheim de Bilbao adopta la efigie y el talento sobrenatural de la vidente −¿estafadora?− Anne Germain para hacer coincidir en Euskadi a estos monstruos del arte contemporáneo, así que vaya usted haciendo la maleta que nos vamos de pintxos con estos genios.

David RafaelNoSanzio

Balloon-Dog-Magenta-Ballon-en-forme-de-chien-Magenta-1994-2000-©-Jeff-Koons-Pinault-collection

  Jeff Koons: retrospectiva, 9 de junio – 27 de septiembre 2015

glenn

Basquiat: ahora es el momento, 3 de julio – 1 de noviembre 2015

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 21 julio, 2015 a las 19:55. Se guardó como Arte Contemporáneo, Exposiciones, Historia del Arte y etiquetado como , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: