Rich McCor: trampantojo 2.0

Marylin Monroe visita el Museo del Neón en Las Vegas

Todos somos conocedores del poder que posee el arte para remodelar y transmutar el espacio público: la estructuración del entorno y el espectáculo que ofrece la arquitectura; el diálogo entre objeto y receptor que se establece con la escultura; la llamada a la reflexión de las instalaciones al aire libre; o la reivindicación social en la que se apoyan técnicas como, por ejemplo, el graffiti. Cada una de estas disciplinas, independientes la una de la otra, pueden en ocasiones fusionarse para una mayor efectividad, pero una mentalidad aún más creativa es capaz de intervenir en ellas y utilizarlas como parte de su cometido artístico. Seguir leyendo…

Anuncios
Esta entrada se publicó el 24 septiembre, 2016 en 10:10 y se archivó dentro de Arte Contemporáneo, arte del espacio público, Crítica Artística, Crítica de Arte, Fotografía, Historia del Arte. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: